Una Familia Aseguradora

[Artículo producido por Javier Escobar]

Javier Escobar

No fundé ni laboré cercanamente los años que nuestro querido Nelson si recorrió, pero algo mágico y compenetrante tenía Seguros Colmena.

Y lo digo porque tan sólo estuve 3 años , pero 3 años que me permitieron apreciar una mística, compromiso y camaradería, que aún recuerdo y llevo en mi corazón, con un cariño muy especial.

Además que en esos tres años , ocupé 4 cargos diferentes, en tres sedes distintas (todas en Bogotá), pero el primero de esos cargos , me permitió conocer todas las sucursales en menos de un año.

Creo que fue un paso meteorico y del que conté con la gran bendición de Dios, para poder ocupar cargos y obtener ascensos en tiempos que para aquel entonces ( y aún hoy en día) , no son «normales».

Y no es que tuviera padrinos, sino que Dios me abrió ese camino, que a la postre , hoy me tiene en otro país, ya cerca a cumplir 30 años radicado.

No tengo clara la imagen que pude haber dejado en términos generales durante ese paso en cada uno de quienes compartieron desde un instante hasta escritorio, área y/o sucursal (Freddy Gutierrez, Ernesto Peña, Luis Carlos Ospina, Mario Riveros, Carlos Espinosa, Claudia Diaz, Francisco Sanchez, Germán López, Ernesto Laverde, Olguita Hillón, Alejandro Moreno y muchos otros) pero si tengo clara la imagen que la compañia improntó en mí:

Camaraderia, unión, equipo…gente en su mayoria de un corazón inmenso, abiertos, generosos (sobre todo en compartir su conocimiento), bondadosos….Como toda familia, con diferencias, celos, envidias, pero mayormente brillaba la compasión, el alma festiva, la solidaridad…

Seguros Colmena fue mi casa, mi escuela, mi trampolín……Pocos saben que incluso mi esposa trabajó allí cuando eramos aún novios…Su paso fue efímero como Asistente de la Presidencia (de Fernando Robledo) pero tuve que reservar esa situación por lo delicada que era , pero realmente nos hicimos novios un mes antes que ella ingresara a la compañía….

Pero no duró mucho, precisamente por la parte que no era tan idilica de la compañía, en dónde por un poco de envidia , lograron removerla en ausencia de Fernando….

Pero bueno esos son gajes del oficio y ese pasado enterrado está.

Y dando un giro a este relato muy general de mi estancia en la Familia Colmena y con el compromiso de ir ahondando en historias vividas, prosiguiré más adelante con mi versión de la historia, en dónde espero que el espiritu macondiano influya la narrativa , para poderla enriquecer con la fantasia de la que hacemos gala los colombianos……

Javier Escobar (desde la hermana República del Ecuador)

ISAN-0047-290324 – Javier Escobar

3 comentarios en «Una Familia Aseguradora»

  1. Hola Javier. Comparto contigo el sentimiento de fraternidad y pertenencia hacia Seguros Colmena que como tú bien dices nos ofreció grandes oportunidades en corto tiempo. también me identifico con la sensación de la gente única y especial a quien también recuerdo con mucho cariño y nostalgia.
    Yo ingresé como secretaria de Recursos Humanos siendo mi jefe Vilma Inés Fuentes Bonilla y estaba Fernando Robledo de Presidente, de allí pase a ser secretaria del doctor Eduardo Rodríguez Taborda y vecina en espacio y tiempo de la Dra. Ayde Nieto y su secretaria Martha Beatriz Rico, quienes luego de un tiempo, con las remodelaciones subió un piso, quedando el Dr. Nelson Jaramillo y su secretaria Claudita de vecinos. A ti te conocí de pasada, sin tener mucho diálogo, pero en cada hoja de vida que pasó por mis manos puedo recordar sus caras y algunos nombres como el de tu esposa.

    Un abrazo gente hermosa y auténtica de nuestra amada compañía Seguros Colmena.

    Responder
    • Bravo Amparito !!!
      Qué alegría encontrarla de nuevo por acá.

      Mil gracias por ese bello, emotivo y oportuno aporte.
      ¿Y sabe usted algo de la vida de la inolvidable, bella y entrañable amiga, más que haber sido mi Secretaria y confidente, Claudia Navas?

      Seguimos en sintonía. Le mando un fuerte abrazo

      Responder
  2. Voy a tratar de crear unos perfiles de aquellos personajes que por su especial figura, o don de palabra, o tumbao o cualquier seña que recuerde, lograron impactar mi paso por Colmena. El primero de ellos , era miembro del selecto club de «los pollos de la Dra Sonia». Uno que apodaban «Mamincho» y que habitaba la esquina nor-occidental del octavo piso. Un personaje en toda la extensión de la palabra: trajeado por el sastre de marras (hoy el más representativo de los atelier colombianos) y uno de los primeros casos de estudio en materia de manías y fobías.
    Mantenía junto al telefono (fijo, nada de celulares por aquel entonces) un frasco de alcohol REMY con el que limpiaba cada milisegundo, el auricular , el cable y el aparato mismo. A ese telefono nunca le dio gripa. Tenía mas asepsia que toda la zona de cuidados intensivos de la Clinica Santa Fe.
    No recuerdo especificamente quien le jugó una broma , ofreciendole un pedazo de Chocoramo, partido con la mano solo para verle la cara de sorpresa y asco , simultaneamente.
    Tenía todo un equipo bajo su mando, empezando por su muy pintoresca secretaria (quien luego terminó en calle 80 para mi muy grata sorpresa). También era parte del clan Miguel Lozano, cariñosamente llamado «Güespa» (nunca entendí porque)…La leal asistente Martha Ines Cubides. Victor Hugo Sotomonte (quien si mal no recuerdo se ganó un carro en las rifas que hacía Foto Japón, ya que él era el encargado de llevar a revelar las fotos de las inspecciones y de paso aprovechó para llenar todos los cupones que le daban por revelar los rollos en la muy popular tienda). Eran también del team Mamincho los colaboradores del archivo, cuyos nombres no recuerdo, pero la cara del jefe de archivo aun mantengo fresca en mi memoria….
    Estoy muy seguro que estoy dejando media tribu de «Administrativo» fuera de esta narrativa, pero recuerden que este es un espacio colaborativo y por ello , espero sus aportes con nombres y cargos , por el momento, vinculados con el área administrativa….

    Responder

Deja un comentario